Los Gigantes tienen una de las mejores fojas en las Grandes Ligas.

Los Gigantes están empatados con el mayor número de victorias en la Liga Nacional, y eso solamente significa unas cuantas cosas.

Primero, que son los Gigantes.

Cuando pasan por un buen momento, todos se dan cuenta. Eso sucede cuando un equipo trata de ganar la Serie Mundial por tercera vez en cinco temporadas.

Tras la jornada del domingo, San Francisco marcha a todo motor. Cuentan con uno de los dos mejores bullpens de las Grandes Ligas con 2.02 de efectividad. También cuentan con una buena ofensiva, comparten el tercer lugar en el Joven Circuito en carreras anotadas. Solamente los Rockies y Marlins han anotado más carreras. Solamente Colorado ha conectado más jonrones.

Esto es algo nuevo para los Gigantes. Cuando salieron campeones hace dos años, el club terminó de último en la Liga Nacional en cuadrangulares.

También son un conjunto guerrero. San Francisco ha remontado nueve veces para ganar y han salido airosos en 15 partidos decididos por dos carreras o menos, la mayor cantidad en las Grandes Ligas. Tienen marca de 15-5 contra equipos con foja positiva, incluyendo 7-3 contra los Dodgers.

Pero al preguntar a los Gigantes cuál aspecto los tiene más satisfechos, ellos dirían el pitcheo abridor. Un punto que no tenía al equipo muy optimista al arranque de la temporada.

Si San Francisco sigue contando con aperturas de calidad como lo hicieron en el 2010 y 2012, serán un equipo difícil de frenar.

Dos de sus abridores, Madison Bumgarner y Tim Hudson, han sido fantásticos. Matt Cain ha tirado bien en tres de sus cinco presentaciones. Ryan Vogelson ha permitido dos carreras merecidas en sus últimas tres salidas.

Un repunte de Vogelsong tras una decepcionante temporada es crucial para el destino de los Gigantes esta campaña, y estas tres aperturas son una señal de que el gerente general Brian Sabean acertó en confiar en las capacidades del derecho.

En cuanto a Tim Lincecum se refiere, el nuevo capítulo de su carrera sigue siendo una obra en progreso. Ha tenido sus buenos momentos.

Aún está por verse si la inconsistencia de Lincecum es lo que de ahora en adelante veremos de Lincecum. Debido al historial del diestro y lo bien que San Francisco juega en sus otros puntos, posiblemente recibirá la oportunidad de resolver sus problemas.

Este es el caso también para el venezolano Pablo Sandoval. El hecho de que los Gigantes ocupan el tercer lugar en la Liga Nacional en carreras anotadas con Sandoval bateando .189, es algo bastante sorprendente.

Pero cada pieza del equipo ha contribuido. El receptor Buster Posey ha mostrado su forma de Jugador Más Valioso, y el guardabosque Michael Morse ha sido una tremenda adición con ocho vuelacercas. El inicialista Brandon Belt pegó nueve jonrones y el nuevo intermedista Brandon Hicks ha sonado seis.

Sin embargo, los Gigantes enfrentarán obstáculos. Belt estará fuera de acción por tiempo indefinido debido a una fractura en un pulgar. El piloto Bruce Bochy cuenta con alternativas interesantes para la primera base -- el dominicano Joaquín Arias, Posey, Adam Duvall -- pero Belt, quien había surgido como un jugador completo en su tercera temporada completa, será un difícil vacío de llenar.

Al final de cuentas, los Gigantes se encuentran en un buen lugar, y el béisbol es mejor cuando San Francisco se encuentra en plena pelea.

En Bochy tienen a uno de los tres o cuatro mejores managers en las Grandes Ligas, y en Sabean a uno de los directivos más exitosos y agresivos.

Así que pese a las interrogantes en el grupo de lanzadores, el 2014 podría ser un año interesante en San Francisco.