SANTO DOMINGO, República Dominicana -- Debido a los constantes fraudes de identidad y de edad de los beisbolistas dominicanos, los equipos de Grandes Ligas podrán realizar ciertas consultas al registro civil de la República Dominicana y solicitarle que abra investigaciones, informaron el jueves las autoridades del país caribeño.

Roberto Rosario, presidente de la junta electoral, que administra el registro civil, firmó un acuerdo con representantes locales de Grandes Ligas para colaborar en la reducción de los fraudes por parte de los jóvenes prospectos y sus representantes que aspiran a conseguir contratos con los equipos.

Mediante el acuerdo se reducirán "a su mínima expresión las falsificaciones", dijo Rosario al suscribir el convenio con Rafael Pérez, titular de la oficina de Grandes Ligas en República Dominicana, y Nelson Tejada, director de investigaciones de esa entidad.

Rosario explicó que la oficina de Grandes Ligas en el país caribeño tendrá "acceso en línea a una aplicación informática de consulta" del registro civil y podrá solicitar que se haga una investigación sobre algún aspirante a pelotero de forma específica.

Mediante esa investigación, la junta electoral revisará y validará las actas nacimiento y las cédulas de identidad para certificar que los adolescentes aspirantes a conseguir contratos en Grandes Ligas sean quienes dicen ser y tengan la edad que ellos y sus representantes aseguran.

Durante la última década se detectaron decenas de casos de jóvenes dominicanos que para conseguir contratos más redituables con equipos de béisbol se redujeron la edad y para ello incluso asumieron las identidades de personas más jóvenes.

Rosario aclaró que una eventual investigación deberá ser autorizada por el joven cuya identidad deberá ser certificada y la oficina de Grandes Ligas no podrá de ninguna manera divulgar los registros que consulte.

El acuerdo "fortalece más aún las inversiones" que hace Grandes Ligas en República Dominicana, unos 170 millones de dólares anuales, dijo Pérez. La mayoría de equipos de béisbol estadounidense, en cuyas filas juegan cerca de 600 peloteros dominicanos, tiene en el país caribeño academias para seleccionar y entrenar a jóvenes talentos que más tarde llegan a firmar contratos millonarios en las mayores.

En el 2012 la oficina de Grandes Ligas había comenzado a realizar estudios de ADN no obligatorios a los aspirantes a peloteros de las mayores como una manera de evitar los fraudes en la identidad.

Tan solo en 2011, se descubrió que los lanzadores Fausto Carmona, que ese momento militaba con los Indios de Cleveland, y Leo Núñez, de Tampa Bay, habían asumido las identidades de personas más jóvenes cuando firmaron sus respectivos contratos millonarios.