Bobby Abreu (AP)

NUEVA YORK -- Un utilero dio a Bobby Abreu una lección rápida acerca de las diversas combinaciones de colores que puede llevar el uniforme de los Mets de Nueva York. Luego, el venezolano se probó varios cinturones en los camerinos y abrazó a su nuevo compañero, Bartolo Colón.

Hubo afinidad inmediata entre dos cuarentones.

"Es bueno estar de regreso", dijo el venezolano Abreu, convocado el lunes de las ligas menores por los Mets, que confían en que el jardinero de 40 años pueda aportar algunos batazos potentes.

Abreu no figuró en la alineación que iniciaba el juego ante los Cardenales. No estaba en las mayores desde 2012, cuando jugó 100 encuentros en forma combinada con los Dodgers y los Angelinos de Los Ángeles. Comenzó la pretemporada de este año con Filadelfia, que lo dio de baja a finales de marzo.

Unos días después, firmó un convenio de ligas menores con los Mets.

El "Comedulce" Abreu bateó para .395 con un jonrón y nueve producidas en 15 juegos con la sucursal de la Triple A en Las Vegas. Logró un promedio de .322, con 28 impulsadas en 50 encuentros durante los juegos de la liga invernal de Venezuela.

Aun así, no estaba seguro de que tendría una oportunidad más de jugar en las Grandes Ligas.

"Tenía esperanzas", dijo.

Terry Collins, manager de los Mets, dijo que Abreu será utilizado principalmente como bateador emergente. Es probable sin embargo que aparezca pronto de inicio en el jardín, con la intención de que se mantenga afinado, y que figure como bateador designado en los interligas que se realicen en parques de la Liga Americana.

"Eso es básicamente lo que haré", dijo el zurdo Abreu. Con la convocatoria a las Grandes Ligas, su salario se incrementa de 108.000 a 800.000 dólares.

Elegido dos veces al Juego de Estrellas y con un par de Guantes de Oro en su palmarés, el bateador de Turmero tiene un promedio de .290 desde 1996, cuando comenzó su carrera en las mayores con Houston. Ha jugado también para los Yankees.

Abreu dijo que no tiene problemas con la posibilidad de que pase poco tiempo en el terreno.

"El equipo tiene a muchos jardineros jóvenes que jugarán", dijo. "Sólo quiero estar listo, prepararme para las situaciones que pueda enfrentar y contribuir en éstas".

Y ese aporte bastará para complacer a Collins.

"Bobby aportará verdaderamente un turno de mucha calidad con el bate", dijo el piloto. "Ciertamente ha sido un bateador notable".

En las mayores, Abreu ha conectado 287 jonrones y 565 dobletes, además de conseguir 399 hurtos. Se le reconoce su actitud paciente en la caja de bateo y su conocimiento de la zona de strike, algo que los Mets tratan de enseñar a los bateadores de la organización.

Durante ocho temporadas consecutivas, Abreu gestionó 100 pasaportes o más, a la mitad de su carrera.

"Es el molde de lo que queremos", dijo Collins. "Trabajar con la cuenta y esperar una buena pelota para batearla".

Nueva York ascendió a Abreu de Las Vegas antes del juego del lunes por la noche contra San Luis, y envió al mismo club al guardabosque Andrew Brown.