Clayton Kershaw (izq) y Hanley Ramírez son piezas claves para el éxito de los Dodgers

Recuperado de las lesiones, más ambicioso que nunca en una temporada crucial y ante todo muy bromista. Así es que Hanley Ramírez emprende 2014 con los Dodgers, el equipo a vencer en el Oeste de la Liga Nacional.

Primero, el lado jocoso del campocorto dominicano, que se puede seguir a través de su cuenta en Instagram. En uno de sus recientes videos cortos, Ramírez se escondió detrás de las ropas colgadas en el casillero de su compatriota Juan Uribe, saltando súbitamente para darle un susto al tercera base.

Ahora, la parte seria del jugador de 30 años.

Los Ángeles, la franquicia cuya nómina oscila entre los 230 y 240 millones de dólares para ser la más cara en las Grandes Ligas, se quedó al umbral de la Serie Mundial la pasada temporada, al verse frenados en parte cuando Ramírez sufrió la fractura de una costilla al ser impactado por una recta del abridor de los Cardenales Joe Kelly en la serie de campeonato del Viejo Circuito. Pese a la lesión, intervino en el resto de la serie, pero no gravitó mientras San Luis se imponía en seis juegos.

"Eso ya no tiene remedio. Ahora estamos en 2014 y queremos intentarlo otra vez", dijo Ramírez. "El objetivo es el campeonato".

La valía de tener a un Ramírez en plenitud se comprobó en los playoffs del año pasado, al conectar ocho hits en 16 turnos en la victoria, además de igualar un récord de postemporada de los Dodgers con seis extrabases, al vencer a Atlanta en la serie de primera ronda.

"Todo hubiese sido diferente con un Hanley sano", se lamentó el primera base mexicano Adrián González.

------

HANLEY, EL AGENTE LIBRE:

Esta campaña es vital para el futuro de Ramírez, cuyo traspaso de los Marlins a Los Ángeles a mediados de 2012 sirvió para revitalizar una carrera que se había empantanado tras el brillante 2009 en el que figuró segundo en la votación al Jugador Más Valioso.

Podrá declararse agente libre al final de la temporada, a menos que los Dodgers lo aten con una extensión. Amén de su producción con el bate, Ramírez también tiene que despejar dudas sobre su condición física, al considerar que en dos de sus últimas tres campañas no pasó de los 100 juegos debido a dolencias.

"Quiero ser un Dodger de por vida", afirmó Ramírez.

La de 2013 fue una campaña en la que Ramírez comenzó en la lista de incapacitados al lastimarse el pulgar derecho durante el Clásico Mundial y poco después de reincorporarse a fines de abril sufrió una lesión muscular.

Una vez recuperado, Ramírez y el sensacional novato cubano Yasiel Puig encendieron los motores para un récord de 46-10 durante el punto medio de la campaña, que catapultó a los Dodgers de la cola a la cima de su división. Ramírez acabó con un OPS (embasado más slugging) de 1.040 con 20 jonrones en 86 partidos.

"Es un año importantísimo para Hanley", dijo el mánager de los Dodgers Don Mattingly. "Es el último año de su contrato, tratará de cuidarse para estar en el terreno la mayor cantidad de juegos que se pueda".

------

LO QUE DEBE SALIR BIEN:

Mattingly es un piloto afortunado al disponer de talento en casi todos los renglones, con un equipo que prácticamente no exhibe fisuras.

Algo lógico con la pila de dinero que se gastan en salarios.

Por eso es que pueden darse lujos como:

 • Contar con cuatro jardineros de lujo para tres puestos. Matt Kemp, Andre Ethier y Carl Crawford han sido seleccionados previamente para el Juego de Estrellas. Puig debió haber estado en la pasada edición del clásico de verano dentro de una temporada en la que quedó segundo en la votación al Novato del Año.

 • El bullpen dispone de tres brazos, Brian Wilson, Chris Pérez y Bradon League, que anteriormente estuvieron en un Juego de Estrellas. Pero ninguno de ellos será el cerrador. Esa función le corresponde a Kenley Jansen.

 • La rotación abridora cuenta con un tremendo 1-2-3, con Clayton Kershaw (ganador del Cy Young en dos de las últimas tres temporadas), Zack Greinke (Cy Young en 2009) y el surcoreano Hyun-Jin Ryu (14-8 y 3.00 en su año de novato). Otros clubes tendrían a lanzadores de menor rango para los dos puestos restantes, pero en el caso de los Dodgers están Dan Haren y Josh Beckett, un par de ex ases de 33 años con tres selecciones al Juego de Estrellas cada uno. Y si alguien cae lesionado, tienen a Paul Maholm (10-11 con Atlanta), Stephen Fife y el prospecto Zach Lee como alternativas. Chad Billingsley (ganador de 73 juegos entre 2007-12) podría aparecer más adelante cuando completa su recuperación de una operación Tommy John.

------

EL PEOR ESCENARIO:

¿Quién estará en la segunda base? Se esperaba que el cubano Alexander Guerrero, tras firmar por cuatro años y 28 millones, se adueñara del puesto en reemplazo de Mark Ellis. Pero su transición de campocorto a intermedista ha sido lenta. Igual ocurre con otro desertor cubano, Erisbel Arruebarrena, quien llegó demasiado tarde a la pretemporada y comenzará la campaña en las menores. Esto ha abierto el compás para que el venezolano Miguel Rojas y Dee Gordon, otro par de torpederos con débil bateo, sean considerados, así como el veterano Chone Figgins, quien no entro en acción el año pasado.

Pese a una catarata de lesionados (Ramírez, Kemp y Greinke fueron lo más sobresalientes y apenas dos jugadores de posición acumularon más de 135 juegos), acabaron arrasando en la división. Pero qué tal si este año son más vulnerables.

¿Y si el impetuoso Puig da un paso atrás al entrar en su segundo año en las mayores? El cubano deberá olvidar el cierre amargo en la serie de campeonato, en la que se fue de 22-5 con 10 ponches y varios errores.