Félix Hernández

PEORIA, Arizona -- Se suponía que la rutina de Félix Hernández, luego de una apertura de cuatro episodios contra los Rockies de Colorado en medio de los entrenamientos primaverales, iba a ser un poco más relajada.

Pero no fue así. Antes, durante y después de la práctica, "El Rey" atendía todas y cada una de las peticiones de su séquito: los fanáticos de los Marineros de Seattle que se agolpaban a pedir autógrafos y fotos al lanzador nativo de Valencia, Venezuela. Ninguna solicitud fue negada.

La generosidad del monarca de los nautas forma parte de la actitud profesional que siempre ha mostrado, y que contenta, allende los resultados en el terreno, a la gerencia y personal de oficina de la franquicia de Seattle.

Sin embargo, la mente de Hernández está de forma muy especial en su país de origen, el cual ha enfrentado una situación convulsionada debido a protestas que comenzaron en el sur occidental de Táchira y se han regado por todo el país por más de cinco semanas, con una cuenta cercana a los 30 fallecidos e incontables heridos y detenidos, además de denuncias de abusos diversos contra los Derechos Humanos.

El tema es incómodo, pero Hernández no lo evita. En su vestidor del Peoria Sports Complex, hogar primaveral de los Marineros, está colgado un papel con la frase que han utilizado muchos de los manifestantes: "S.O.S. Venezuela".

"¡Yo hablo sobre el tema! No tengo problema", dijo Hernández, el as de la rotación de los Marineros y uno de los mejores brazos de las Mayores. "Es preocupante. Me preocupa porque mi familia está allá, soy de ese país. Me entristece ver como está la situación en Venezuela, es un país tan lindo, con tanto potencial; el ver las cosas que están ocurriendo allá es muy deprimente".

La gran pregunta que hacen muchos peloteros venezolanos es la misma que la del resto de sus compatriotas: nadie se imagina cómo será el desenlace.

"Uno no sabe como va a terminar esto. Mi mamá está aún allá, con mis hermanos. Estoy tratando que vengan a Estados Unidos. Pero ella aún no quiere irse, siente que debe estar allá. De verdad, a lo que hemos llegado es indescriptible", indicó Hernández.

"Lo tenemos todo como país", rememora "El Rey" al pensar en los recursos naturales con los que cuenta Venezuela, desde petróleo, minería y potencial turístico. "El ver que estamos atravesando por cosas como violencia, motines… Uno no tiene ya palabras para expresar como se siente uno ante todo esto".

"A todos (los peloteros de Venezuela) nos afecta. Somos venezolanos, uno nació allá, se crió allá… No se puede creer que por el hecho que estamos aquí en Estados Unidos uno no piensa ni se preocupa por las cosas que ocurren en la tierra donde uno nació… Como pelotero uno debe tener una mente fuerte para afrontar todas las situaciones y asumirlas con profesionalismo porque este es en definitiva el trabajo de uno. La mente de uno está allá, pero hay que seguir haciendo la labor para la cual uno está aquí", expresó Hernández.