LA HABANA -- El pelotero que recibió un batazo en el rostro en medio de una trifulca en la liga cubana de béisbol contempla demandar a su agresor.

Ramón Lunar, inicialista del equipo Villa Clara, se recupera de lesiones en la boca que sufrió al recibir un batazo de parte del pelotero de Matanzas, Demis Valdés, en un incidente el lunes por la noche en el estadio de Matanzas, a 100 kilómetros al este de La Habana.

Lunar "no sufrió ninguna fractura, ni dental, ni ósea, fueron heridas en la piel y en la mucosa bucal, la cuales han cicatrizado muy bien...el próximo lunes pueden retirarles los puntos", explicó el doctor Ernesto Márquez, quien lo atiende en el hospital de Villa Clara, a unos 250 kilómetros de la capital.

Lunar contempla "establecer un procedimiento legal contra el agresor por los daños causados", según declaraciones publicadas el sábado por el diario oficial Granma. Valdés salió de la banca con un bate para agredir al pitcher de Villa Clara, Freddy Asiel Alvarez, quien acababa de pegarle un pelotazo en el codo a Víctor Mesa. El jugador de Matanzas hizo un swing hacia el serpentinero, aunque no quedó claro si le conectó.

"Salí a pegarle a Freddy Asiel por la rabia que sentía, al ver que nadie paraba eso. Lo sentí más fuerte que el resto de mis compañeros, por eso de forma espontánea salí con el bate", declaró Valdés al diario villaclareño Vanguardia. "Nunca había tenido problemas con él... En mi mente no estaba hacerle daño a Lunar, ni a ningún otro atleta de Villa Clara".

La federación cubana de béisbol suspendió a Valdés por un año de todo evento deportivo en la isla. Alvarez fue sancionado por el resto del campeonato, y los árbitros y otros responsables del juego recibieron también sanciones o amonestaciones.

Al recordar el incidente, Lunar explicó a Granma que "el matancero estaba fuera de sí tirando batazos".

El doctor Rafael Coca, cirujano maxilofacial quien atendió a Lunar el día de la lesión, explicó que el pelotero "recibió en el último momento del swing, cuando ya había perdido el batazo un poco de fuerza" y por esa la razón se observan "daños a nivel de los tejidos blandos, es decir que los huesos y los dientes están bien".