David Price.

Tranquilo, Andrew Friedman. Tu paciencia rendirá dividendos.

Tarde o temprano, otro gerente general de Grandes Ligas -- Jon Daniels, Ned Colletti o Jack Zduriencik - va a hacer la llamada que anhelas, una parecida a la que recibiste de Dayton Moore durante esta época el año pasado.

Sólo que esta vez, en lugar de a James Shields, estarás canjeado a David Price, lo cual significa que estarás en posición de recibir más de lo que los Reales te dieron a cambio de Shields (Wil Myers).

Un mega-canje que incluya a Price se va a realizar, pero no antes de más angustia y titubeo de parte del equipo que tenga que ceder a unos muchachos que jamás han jugado en Grandes Ligas. Si fuese el 2003 o 1993 en lugar del 2013, dicho cambio hubiese sucedido durante las Reuniones Invernales.

Pero hoy en día, los equipos no se desprenden de sus prospectos con la misma facilidad que antes porque los jugadores jóvenes tienen cada vez más valor. Hasta cierto punto, los mismos Rays tienen la culpa de ello, ya que han clasificado para los playoffs cuatro veces en los últimos seis años con equipos cuya nómina promedio fue US$55 millones.

"Los dueños de equipos de mercado grande han empezado a preguntarse por qué sus gerentes generales cambian a jugadores que están listos para la Gran Carpa por un pelotero que requiere de un enorme salario", dijo un ex gerente general de Grandes Ligas. "El margen entre lo que te brindan los jugadores experimentados y los jóvenes puede ser muy pequeño".

El ex gerente general comparó a dos jardineros centrales: Jacoby Ellsbury, quien firmó con los Yankees por siete años y US$153 millones, y Adam Eaton, a quien los Medias Blancas adquirieron de los D-backs en un canje entre tres equipos y que probablemente no gane más de $500,000 en el 2014.

El ex GG los considera muy similares, a pesar de que la fenomenal campaña que tuvo Ellsbury en el 2011 (promedio de .321, 32 jonrones, 39 bases robadas) lo hace un jugador elite. Eaton no tiene el mismo poder ni la misma velocidad.

Pero ¿podría Eaton darles a los Medias Blancas un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .789, el de por vida de Ellsbury? Parece ser una expectativa realista.

Arizona se desprendió de Eaton, de 25 años, porque el gerente general Kevin Towers y el manager Kirk Gibson le tienen mucha fe a A.J. Pollock, quien bateó para .269 y aportó una defensa sólida en el bosque central como novato. Pollock se está estableciendo como líder y se lleva bien con sus compañeros de equipo.

Eaton y el zurdo Tyler Skaggs, de 22 años de edad, fueron traspasados para adquirir a Mark Trumbo de los Angelinos.

Los canjes que se pueden caracterizar como "el futuro por encima del presente" solían ser comunes en el invierno, pero ahora parecen estar reservados exclusivamente para el mes de julio cuando los clubes sueñan con dar giros de 180 grados de la noche a la mañana.

Tomemos como ejemplo a los Medias Blancas. Los Patipálidos sufrieron 99 derrotas en el 2013, lo cual significa que tendrán la tercera selección del draft amateur del 2014. Pero el gerente general del club de Chicago, Rick Hahn, ha dicho que nada le gustaría más que estarle pisando los talones a los Tigres cuando llegue ese momento.

No hace mucho, los Medias Blancas estaban tan dispuestos como cualquier otro equipo a canjear a sus prospectos. Parece que ya aprendieron la lección. Pero al igual que los demás equipos, considerarían seriamente a Price si pensaran que el zurdo los pudiera llevar a la postemporada.

De hecho, creo que los Medias Blancas le están dando mucha mente a Price. Lo mismo se podrá decir de todos los clubes hasta que el serpentinero, quien tiene marca de 71-39 y efectividad de 3.19 de por vida, sepa cuál uniforme vestirá en el 2014.

¿Harían los Marineros un cambio para adquirir a Price a pesar de que el lanzador ha dicho que no ponderaría una extensión de contrato para permanecer en Seattle? ¿Tendrán los Dodgers suficiente talento en su finca para conseguirlo? ¿Se desprenderían los Rangers del curazoleño Jurickson Profar?

Aún hay más preguntas que respuestas y el valor de los prospectos parece aumentar con el pasar de los días, lo cual hace un "sí" cada vez más difícil de conseguir.