Carlos Martínez. (Jeff Roberson/AP)

CHICAGO - El lanzador dominicano Carlos Martínez lució bastante bien en una presentación en relevo el pasado fin de semana en contra de los Cachorros en una derrota por 6-4 en el Wrigley Field.

El prospecto No. 1 de pitcheo de los Cardenales, quien acababa de ser llamado de Triple-A Memphis el pasado jueves, ponchó a dos en dos entradas perfectas.

La gente en Chicago quedó impresionada con el material de pitcheo del joven dominicano, incluso un día después seguían hablando de ello. El derecho mostró buena velocidad en su recta, pero también exhibió gran movimiento y lanzó una efectiva curva para mantener fuera de balance a los bateadores de los Cachorros. El movimiento en sus pitcheadas es una cualidad que parece producirse de manera natural y es algo que es capaz de mantener hasta el final de sus aperturas.

"Eso es lo que hemos visto, y también lo ha demostrado en el pasado", dijo el manager Mike Matheny el domingo. "Lanza la bola sin mucho esfuerzo, sin tratar mucho, más que probablemente cualquiera en este club".

La gran interrogante ahora es si los Cardenales deben mantener a Martínez en el bullpen por el resto de la temporada como relevista largo o medio o enviarlo a Memphis para que se siga puliendo como abridor.

"No hay una manera precisa de valorar un (rol) o el otro", dijo Matheny. "Nos gusta mucho lo que nos brinda como abridor. Y en cuanto a su desarrollo se refiere, es mejor que esté preparado para abrir. Eso nos das profundidad también - especialmente teniendo a otros muchachos que pueden hacer el trabajo en el bullpen. Es difícil comparar. Sabemos que quiere estar aquí. Nos gusta tenerlo con nosotros y creemos que nos puede ayudar, pero hay otra cosas que debemos tener en cuanto al momento de tomar esa decisión".

Por lo pronto, Martínez dijo que estará en San Luis para el receso del Juego de Estrellas y que esperará hasta que se reanude la acción de Grandes Ligas en lugar de regresar a Memphis para hacer otra apertura.