David Ortiz. (J Rogash/Getty Images)

Por lo común, parece que la votación para el Juego de Estrellas se basa tanto en prioridades como en el desempeño de los candidatos. Cuando los fanáticos emiten sus votos, se rigen por las características que valoran y a quién quieren ver en el Clásico de Media Temporada.

La decisión que hay que tomar a la hora de votar por el bateador designado en la papeleta de la Liga American demuestra perfectamente dicho balance. ¿Te pones del lado de los favoritos sentimentales, los veteranos más queridos por su fans? ¿O apoyas a los muchachos que han tenido los mejores números, aunque no sean peloteros de renombre?

De los candidatos en la primera categoría, Lance Berkman, el dominicano David Ortiz y Travis Hafner tienen buenos números. Mark Trumbo y Mark Reynolds, de menos edad, han rendido más y también han visto más acción.

De dicho grupo, la estrella más grande es Ortiz, toda una celebridad y considerado un verdadero héroe en Boston. Y con los números que ha registrado desde que regresó de incapacitados, tendría su pase al Juego de Estrellas garantizado si hubiese disputado más de 17 compromisos. El miércoles, Ortiz vio cortada se recha de 27 juegos con hit remontando al 2012. En lo que va del 2013, batea para .353 con cuatro bambinazos y 17 carreras producidas en 68 turnos al bate.

A sus 37 años de edad, Ortiz es uno de los rostros más reconocibles en el béisbol y ha sido convocado al Juego de Estrellas ocho veces.

Berkman, también de 37 años de edad, está disfrutando de otro repunte en su carrera, esta vez con los Rangers. El veterano ha sido seleccionado seis veces para el Juego de Estrellas en tres posiciones diferentes, pero nunca como BD. No ha demostrado mucho poder, pero el Puma tiene promedio de .297 con porcentaje de embasarse de .434 y, como acostumbra, ha sido una presencia positiva en el clubhouse.

No se sabe por cuánto tiempo más Berkman estará activo como jugador en la Gran Carpa. Aunque quizás no esté a la par de un figura como Chipper Jones o Cal Ripken Jr., ha tenido una carrera diga de reconocimiento. Si esta fuese su última campaña, lo apropiado sería que fuera elegido al Juego de Estrellas una vez más.

Hafner, se puede argumentar, representa la mayor sorpresa, ya que su valor para los Yankees este año ha sido incalculable. En su primera campaña en Nueva York, batea para .284 con porcentaje de embasarse de .408 y slugging de .568, ha sonado seis vuelacercas y ha producido 18 carreras. Lo que perjudica a Hafner es el hecho de que es un jugador de medio tiempo que no ha tenido éxito en sus pocos turnos al bate contra lanzadores zurdos.

Hafner ha tenido más turnos al bate este año que Ortiz, pero el cañonero de los Medias Rojas lo está alcanzando ahora que está jugando casi a diario y que está de nuevo en forma. De este grupo, Hafner quizás sea el que menos posibilidades tenga de ser seleccionado para el All-Star, pero los Yankees tienen muchos fans.

Pero si eres el tipo de votador que se guía por los números de la temporada actual, es más probable que apoyes a un candidato más joven. Tras disfrutar de su año de revelación en el 2012, Trumbo ha tenido un excelente comienzo de temporada. Su promedio es de .286 con porcentaje de embasarse de .351 y slugging de .543 con nueve jonrones y 26 remolcadas.

Se trata de un jugador a quien se divertido ver, no solamente en el Juego de Estrellas, sino en el Festival de Jonrones. Y es la segunda temporada que registra números impresionantes, lo cual implica que no sólo se trata de un jugador que se encendió brevemente.

Pero este año, a Trumbo lo supera Reynolds, el motor que ha impulsado a los Indios en la División Central de la Liga Americana este año. Tras batear para .213 en las últimas tres temporadas, Reynolds está conectando más sencillos para acompañar su poder de siempre. Está bateando para .291, encabeza al Joven Circuito con 11 jonrones y suma 29 carreras producidas.

Reynolds jamás ha sido seleccionado para el Juego de Estrellas, pero si nos basamos exclusivamente en el desempeño de la campaña actual, es difícil argumentar que el 2013 no deba ser su primera vez.

Pero volvemos al punto inicial. No todo el mundo se va a guiar por los números de un jugador durante las primeras semanas de la temporada. El desempeño de Trumbo ha sido casi igual de bueno y es un jugador más establecido. Hay argumentos para que Ortiz esté de nuevo en el lineup titular de la Liga Americana, para que Berkman tenga una oportunidad más y para que Hafner reciba el honor por primera vez.

Ustedes, los votantes, decidirán.