(AP)

ATLANTA -- El prospecto colombiano de los Bravos, Julio Teherán, despejó algunas dudas con una de sus mejores presentaciones por Triple-A Gwinnett. Teherán recetó nueve ponches y limitó a Norfolk (sucursal Triple-A de los Orioles) a una carrera en ocho entradas.

Esta pudo haber ser vista como una salida normal cuando Teherán registró 15-3 con 2.55 de efectividad por Gwinnett la campaña pasada. Pero esta temporada el derecho de 21 años, quien tiene un promedio de carreras limpias de 5.05 en 23 aperturas, ha tenido un desempeño diferente.

"No me molesta porque todos enfrentamos adversidades y él todavía no ha pasado por eso", declaró el dirigente de Atlanta, el cubano Fredi González. "Este muchacho nunca ha tenido problemas a ningún nivel, así que este año ha enfrentado obstáculos y debe hacer algunos ajustes. Y eso está bien. Es mejor que los tenga que hacer antes de que llegue a las Grandes Ligas".

La presentación de Teherán esta semana fue una muestra del porqué es considerado por MLB.com como el mejor prospecto de pitcheo del béisbol. A cinco meses de cumplir los 22 años de edad, parece que el abridor tiene un futuro brillante.

"Cuando vi los resultados al día siguiente, quedé impresionado y pensé que ha pasado mucho tiempo desde que vi de él esa clase de numeritos y esa clase de presentación", declaró González. "El año pasado vimos eso con frecuencia. Esas fueron las buenas noticias para comenzar mi día".

Bruce Manno, asesor de gerente general de los Bravos Frank Wren, señaló que el coach de pitcheo de Gwinnett, Marty Reed, ha tratado de permitirle a Teherán que logre sentirse cómodo con su estilo de lanzar antes de hacer cualquier ajuste necesario a su mecánica.

Hubo varias interrogantes cuando Teherán tuvo un promedio de carreras limpias admitidas de 3.57 en sus primeras 10 aperturas de la temporada. Esas dudas aumentaron cuando su efectividad empeoró a 6.57 en sus siguientes 10 presentaciones. Pero ahora que se acerca el final de su segunda campaña con Gwinnett, el serpentinero podría estar dándole vuelta a su año.

Cinco días antes de esta última salida brillante, Teherán había permitido cinco carreras limpias y ocho imparables en solamente cuatro capítulos contra la misma alineación de Norfolk.