NUEVA YORK -- El pitcher de los Gigantes de San Francisco, Tim Lincecum, ganó el martes el Cy Young de la Liga Nacional en apenas su segunda temporada en las mayores.

Lincecum se convirtió en el segundo jugador de los Gigantes que recibe el premio al mejor pitcher de su liga. El otro fue Mike McCormick en 1967.

Licencum recibió 23 de 32 votos de primer lugar y 137 puntos en la encuesta de los Cronistas de Béisbol de Estados Unidos. Brandon Webb, de los Diamondbacks de Arizona, recibió cuatro votos de primer lugar y terminó segundo con 73 puntos.

"Me sorprendí, pensé que (la votación) sería más cerrada", dijo Lincecum en una conferencia telefónica.

El venezolano Johan Santana, en su primera temporada en la Nacional con los Mets de Nueva York, quedó tercero con cuatro votos de primer lugar y 55 puntos. El zurdo encabezó la nacional en efectividad (2.53) y entradas (234.1).

Santana ganó el galardón en dos ocasiones (2004, 2006) en la Liga Americana con los Mellizos de Minnesota, y recibió una bonificación de 50.000 dólares por su tercer lugar este año.

Lincecum, un derecho de 24 años, tuvo marca de 18-5 con 2.62 de efectividad y 265 ponches en 227 entradas. El delgado joven tiene una recta que alcanza las 97 millas por hora.

"La gente ha dudado de mí toda mi vida. No dejo que eso me afecte", afirmó.

Las cifras de Lincecum son aún más espectaculares si se toma en cuenta que su equipo apenas tuvo récord de 72-90.

Lincecum tuvo el mejor porcentaje de juegos ganados (.783) y la mayor cantidad de abanicados en la Nacional, fue segundo en efectividad y tercero en innings. Fue elegido al Juego de Estrellas, pero no pudo lanzar por enfermedad.

El taponero de los Filis de Filadelfia, Brad Lidge, quedó cuarto en la votación, seguido por el as de los Cerveceros de Milwaukee, CC Sabathia, y el pitcher de los Cachorros de Chicago, Ryan Dempster.

Sabathia figuró en la votación a pesar de que jugó sólo media temporada en la Nacional, a donde llegó en un canje procedente de los Indios de Cleveland. En 18 aperturas con Milwaukee, el zurdo tuvo marca de 11-2, con 1.65 de efectividad y 128 ponches en 130.7 entradas.

"Sin duda pensé que él (Sabathia) estaba en la pelea", dijo Lincecum.

Webb, ganador del Cy Young en el 2006, terminó segundo por segunda campaña consecutiva luego de tener récord de 22-7 con 3.30 de efectividad en 226.2 entradas.

Lincecum es una aberración en casi todos los aspectos. Su movimiento de lanzar es inusual, ingiere comida chatarra antes de subir al montículo y no coloca el brazo en hilo. Cuando fue ascendido de las menores en mayo de 2007, los empleados de seguridad del estadio en San Francisco lo confundieron con un cargabates.

Al final de esta campaña, algunos compañeros le pidieron el autógrafo, incluyendo al veterano catcher puertorriqueño Bengie Molina.

Lincecum fue elegido por Washington con el décimo turno en el draft del 2006. El serpentinero dijo que su experiencia en las mayores la temporada del 2007 lo ayudó a tener éxito esta campaña.

También atribuyó sus logros a su mejora en el changeup.

"Siempre ha sido un orgullo poder ponchar bateadores. Siempre he sido así", afirmó. "Esa es la (estadística) que me emociona".